Prebodas

Cuado decides casarte y empiezas a ponerte en marcha con todos los preparativos, siempre surge la duda de si hacer prepoda o no hacerla.

Están los que no les gustan nada las fotos y creen que será un momento súper forzado y súper incómodo. O los que se agobian y deciden no sacar un rato para estar posando delante de una cámara. Pero realmente os digo por experiencia que es súper importante hacerla.

Primero por el recuerdo tan bonito que tendréis después, cuando todo haya acabado, miraréis las fotos y os acordaréis de esos nervios previos y ese pellizco en el estómago que os tenía tan emocionados. Y segundo porque es una forma genial de conocer al fotógrafo que formará parte de vuestro día. Os sentiréis cómodos y relajados y el día de la boda estaréis más que tranquilos porque sabréis que todo está bajo control y sacará las mejores fotos del momento.

No he conocido a ninguna pareja que el día de su prepoda no hayan disfrutado y terminada la sesión no se alegrasen de haberla hecho.

Yo por otra parte lo disfruto muchísimo y me ayuda a hacer mejor mi trabajo, ya que me da pie a conoceros más, saber cuales son vuestros puntos fuertes y cual es vuestro estilo.

Por éstas razones, os animo que ni lo penséis, decir un sí a las prebodas y que formen parte del proceso. Al final de todo, cuando todo pase, solo os quedarán fotografías para recordarlo todo.

 

Contáctame

Puedes contactar conmigo para una sesión de recién nacidos, niños, familias o premamá. También si tienes dudas al respecto te responderé en el menor tiempo posible.